Hércules

Registrarse

|

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

|

21 Jul 2024
21 Jul 2024
EN VIVO

El viajante de Taured

El viajero de Taured es uno de esos misterios que han traído cola en el imaginario colectivo. En este caso un país ficticio sale a la luz. Todo ello mediante un viajero que siembra una historia digna del mejor de los suspenses.

Casi una década después del armisticio que puso final a la Segunda Guerra Mundial, cuando corría el mes de julio del año 1954, ocurrió que un viajero presentó un extraño pasaporte en el aeropuerto principal de Tokio. El hombre, pulcramente ataviado con un traje y un sombrero, destacaba por su altura y su complexión. Su origen europeo resultaba claro a la vista, si bien el nombre del país que indicaba el pasaporte era a todas luces ficticio; algo que ya resultaba bastante alarmante de por sí. Pronto el agente de aduanas dio la voz de alarma a sus compañeros y el viajero fue redirigido hacia la sala de interrogatorios, entre un sinfín de miradas cargadas de sospecha.

El misterio del estado de Taured

Taured, también traducido como Torda, era el extraño nombre inscrito en las páginas de aquel pasaporte. El viajero, alto y desgarbado, afirmaba la autenticidad de su país de origen e incluso se atrevía a señalar en el mapa su exacta ubicación geográfica. Todo ello en un pulcro uso de la lengua nipona. El desconcierto de los agentes era doble: la educación y seriedad del viajero contrastaba con la chaladura de sus palabras. El hombre de Taured (o de Torda) parecía un loco muy seguro de sí mismo. Entre Francia y España, el misterioso viajero ubicó la pequeña nación de donde afirmaba proceder. Los agentes, recelosos de que aquello fuera una broma o una majadería, trataron de hacerle comprender que aquel país existía, en efecto, pero que su nombre no era Taured o Torda, como indicaba el documento, sino Andorra, tal y como estaba reconocido en los más importantes tratados internacionales.

El misterioso viajero retrocedió lívido. Afirmó que aquello era imposible: su patria contaba con cientos de años de historia contrastada. Ese otro nombre, el de Andorra, lo escuchaba ahora por primera vez en su vida. Para acompañar con pruebas lo que decía aportó su documento de nacionalidad y su carné de conducir, ambos pertenecientes a la nación de Taured. El interrogatorio siguió durante varias horas en las que el viajero no titubeó un solo instante en los hechos de su declaración o en la contundencia de sus afirmaciones. Afirmaba viajar a Japón por negocios, como llevaba haciendo en los últimos años sin problema, y se mostraba muy irritado por la situación.

Nacional de Taured y escapista

En la compañía donde decía constar como empleado afirmaron no conocer a nadie con su nombre o apariencia. Tampoco constaba su reserva en el hotel donde decía alojarse en sus viajes al país nipón. Cuando llegó la noche fue trasladado al hotel del aeropuerto con escolta policial. Allí quedó encerrado en una habitación custodiada donde podría dormir hasta que la situación se resolviera. Era una estancia simple y pequeña, situada a una altura relativamente elevada y con una única ventana de salida por la que aquel hombre excesivamente alto difícilmente podría caber.

La policía apostó a un policía en la puerta y otro en el hall mientras desde otros puntos del aeropuerto continuaban con las comprobaciones. Sin embargo, cuando los guardias irrumpieron en la habitación a la mañana siguiente, la estancia estaba vacía. Todos los objetos personales del viajero habían desaparecido. Durante los siguientes días, la policía puso en marcha un operativo de búsqueda por todo Tokio, sin hallar pruebas y mucho menos resultados concluyentes relativos a la ubicación del hombre de Taured.

Joseph Vorin, el hombre de Laxaria que desconcertó a las autoridades alemanas

El precedente más claro del hombre de Taured es Joseph Vorin, que fue hallado en la pequeña localidad de Lebas, muy cerca de la ciudad de Fráncfort del Órder, vagando sin un rumbo fijo. Era el año 1850 y el desconocido que fue interrogado por la policía tenía un aspecto demacrado, pero en el fondo elegante y hablaba un alemán perfecto. Afirmaba proceder de un país llamado Laxaria, situado en el continente de Sakria. Al parecer este recóndito lugar estaba a muchas millas marítimas de Europa. Con una lengua, el laxariano, y una religión, la Ispatiana, propias de su cultura y que además el vagabundo hablaba y practicaba con naturalidad, según sus propias palabras.

Joseph Vorin estaba buscando a un compatriota perdido por Alemania cuando fue atracado y dejado a su suerte en la carretera. Para él, la geografía tal y como la conocemos resulta desconcertante; en su lugar, según explicó a la policía, el mundo está dividido en cinco porciones claramente diferenciadas, a la manera de nuestros actuales continentes: Sakria, Aflar, Astar, Auslar y Euplar. Nada sabía de Europa, Asia o África. Se le hicieron pruebas médicas con las autoridades locales y se determinó en un examen rápido que no estaba loco. Fue trasladado a Berlín con alto secreto para proseguir con las averiguaciones, tal y como se estipuló con órdenes directas de los superiores de la policía, pero durante el viaje Vorin saltó desde el carruaje y se perdió en el bosque.

El misterio de otros planos de nuestra realidad

La búsqueda policial de los días siguientes se demostró infructuosa. Las pisadas desaparecían en un claro del bosque donde no había más indicios de movimiento. A pesar de ello, ni rastro de Vorin o de su trayectoria. La niebla parecía querer inducir a mayor confusión a los agentes responsables de encontrar a ese enigmático personaje. En esa espesura neblinosa, casi evanescente, parecían realizables numerosas posibilidades fantasmagóricas, que incluían la materialización de aquello que pertenece a otros planos de nuestra realidad. El multiverso, un mundo intermedio, otra realidad paralela desde la que emana el Misterio.

Comparte la nota

Deja un comentario

Noticias relacionadas

La novela perfecta para un verano circular (como este)

Panza de burro es una novela que nos muestra las vacaciones “asintomáticas” de dos niñas...

De perdidos al río Manzanares

Hablamos del Manzanares, central en la península ibérica, afluente del Jarama, tributario del tajo y...
No hay más noticias
Scroll al inicio

Secciones

Secciones