Hércules

Registrarse

|

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

|

24 Jun 2024
24 Jun 2024
EN VIVO

Debes saber que: El trabajo dignifica

El hecho de que el trabajo dignifica alcanza en la sociedad de hoy un papel clave. Entender este refrán y filosofía es muy necesario para afrontar las nuevas realidades laborales

O eso me ha dicho mi padre siempre. He crecido con esa idea. Quizás sea por eso por lo que nunca he entendido esa forma de victimizarse cuando uno escoge una profesión u otra, o cuando uno tiene la necesidad de poner horas en un trabajo menos cualificado.

El trabajo dignifica siempre, sea cual sea

Y he probado multitud de ellos. Desde camarero hasta ingeniero, la profesión que desempeño hoy en día, con orgullo. También me siento orgulloso de haber sido árbitro, de haber servido en bodas, de haber limpiado platos en el Reino Unido, e incluso de haberme subido a algún andamio. Otros oficios que he realizado me resultarían difíciles de describir. Para mí, no hay profesión más digna que otra (siempre que sea legal), porque así me educaron y así he crecido. Cada trabajo, sin importar su naturaleza, contribuye de manera significativa a la sociedad, y este valor intrínseco merece ser apreciado. No me preguntéis, eso sí, por la comodidad o la dureza entre uno u otro. No pretendo luchar contra el sentido común.

Quizás soy algo optimista, pero los mejores momentos los he vivido a causa del trabajo. He podido ahorrar, viajar, regalar, y obtener responsabilidad siendo un crío. He aprendido sirviendo mesas como si de un curso de formación se tratara. He recibido golpes de realidad, casi epifanías. He terminado turnos maratonianos con las endorfinas disparadas. El trabajo me ha hecho valorar mucho más todo lo que se me presentaba, incluido, y en especial, el tiempo.

El reto de superarse día a día

Hoy sigo disfrutando del trabajo. Ahora, desde la oficina, valoro aún más el esfuerzo que ha supuesto invertir horas en otros campos. Nada ha cambiado en cuanto a la dignidad. Sigo sintiendo esa misma sensación de formar parte de algo, de crecer personal e intelectualmente y, claro que sí, de superarme cada día aprendiendo cosas nuevas.

Si tuviera que dar un consejo a alguien con problemas, le diría que haga deporte y trabaje. Y si una persona no puede hacer ninguna de ambas, le diría que hiciera todo lo posible por conseguirlo. Que ese sea su objetivo. Nos sorprenderíamos del alto porcentaje de personas que no trabajan por miedo a sentirse infravaloradas, demostrando un clasismo del que huyen, paradójicamente.

El trabajo juega un papel fundamental en la dignidad de cada uno. El trabajo, en todas sus formas, merece reconocimiento, no solo por el resultado final sino por el esfuerzo y la dedicación que conlleva. No midas la dignidad del trabajo por el salario o el estatus, sino por la actitud con la que te enfrentas y el impacto que generas. Y claro que la dignificación del trabajo pasa por un diálogo constante sobre las condiciones laborales, y es sano que se aspire siempre a mejorarlas y adaptarlas a las necesidades de los trabajadores, bajo el marco de la rentabilidad y de la progresión de la propia empresa.

El miedo a cambiar de trabajo

Por mucho que hoy en día se tenga miedo a hablar sobre esto, la realidad es que la mayoría de las veces uno puede cambiar de trabajo. Me niego a hablar de la excepción entre la excepción. Existe una barrera moral que nos impide hablar sobre la realidad general (entendida como lo que le sucede a la mayoría de la población), y lo cierto es que, en la mayoría de los casos, uno tiene el control de su vida y puede adoptar un cambio sin que su vida se derrumbe. Si no te gusta algo, invierte tiempo en buscar otra cosa que te guste más. Siento ser tan crudo, pero si nadie te lo dice, te vas a pasar la vida lamentándote y victimizándote porque tu jefe no te promociona.

Afortunadamente, vivimos en un país libre y con cierto nivel de riqueza, lo que permite a la mayoría de la población cambiar de trabajo sin tener que mendigar. No proyectemos ni personalicemos nuestros errores en la empresa, ya que, en términos absolutos, es la empresa la que nos da trabajo. Hay que entender que el respeto en el ámbito laboral comienza por cómo nos valoramos y respetamos nuestras propias decisiones y trayectorias académicas y laborales. La autonomía en la elección laboral refleja no solo nuestras preferencias personales, sino también nuestro compromiso con la búsqueda de un trabajo que nos satisfaga. Mientras el mercado laboral ofrezca diversas oportunidades, la decisión de buscar un cambio es un acto de autorrespeto y una afirmación de la dignidad personal.

Y si te replanteas la naturaleza del trabajo que desempeñas, vuelve al principio de este artículo, recuerda las palabras de mi padre, y no olvides que el trabajo dignifica, sea cual sea.

Comparte la nota

Deja un comentario

Noticias relacionadas

¡MATEN A FRANCO!

Finito. Que salga Pedro Sánchez de traje oscuro y hasta con el filtro en blanco...

Tengo un sueño

Porque la vida sin libertad no vale la pena ser vivida, y mi sueño es...
No hay más noticias
Scroll al inicio

Secciones

Secciones