Hércules

Registrarse

|

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

|

21 Jul 2024
21 Jul 2024
EN VIVO

El triunfo de la mediocridad

Puede que sea una causa perdida, pero a un caballero sólo le interesan las causas que ya están perdidas.

El 97,6 % de los alumnos que se han presentado a la EvAU han conseguido aprobarla, hace 20 años ese porcentaje rondaba el 78 %. Lo que antes se llamaba selectividad, tenía como misión seleccionar a los mejores, a los más aptos. Ahora, las pruebas de acceso a la universidad se han convertido en un ejercicio de mediocridad, en una selección que no selecciona nada.

Admitámoslo, hoy entrar en la universidad tiene escaso mérito, sólo la voluntad es necesaria para entrar en una carrera, la democratización de la institución universitaria ha sido una de las peores cosas que le han podido pasar. Las universidades se han convertido en una guardería para niños grandes con máquinas expendedoras de títulos. La universidad es un apéndice de la enseñanza secundaria, una extensión más. Hasta el punto de que, hoy en día, a quien miramos extrañados es a quién no va a la universidad.

Para que algo tenga valor debe ser escaso, y si hay algo que sobra hoy en día son títulos universitarios. La universidad nunca debió ser para todo el mundo, no todo el mundo debe estudiar, pues estudiar no dignifica, no vas a ser menos persona porque no estudies, no necesitas un título universitario para ser algo en la vida. La idea de que si no estudias no serás nadie al final ha llevado a todo lo contrario.

Los oficios se han perdido, nadie quiere mantener el oficio de su padre, nadie quiere ser fontanero, electricista, carpintero o agricultor, los realmente elitistas, en el mal sentido de la palabra, son los universitarios o la población en general que piensan que dedicarte a eso es haber fracasado en la vida.

Yo considero que la universidad debe ser elitista en el sentido de acoger a la élite intelectual, el acceso a la universidad debería ser muchísimo más duro, la universidad debe ser un lugar de sapiencia, investigación, conocimiento y debate, lleno de personas que sientan ansia de conocimiento, y no ansia de títulos. En el momento en el que la motivación de la gente para ir a la universidad pasó a ser el título y no el conocimiento dejó de tener sentido.

¿Cuántas personas aman lo que estudian en la universidad? Si no te gusta estudiar, no estudies, no pasa nada, la vida te deparará otras cosas. La universidad no es para el “pueblo”, es para un grupo selecto de personas que amen el conocimiento y se quieran dedicar a ello. Hoy se ha convertido una granja de funcionarios públicos y miles de personas mediocres, sin ambición intelectual, sin pasión.

Casi siempre soy optimista, procuro ver el vaso medio lleno el lugar de medio vacío, pero a este problema pocas soluciones veo, el ensalzamiento del mediocre y la víctima es una constante en nuestras sociedades, la excelencia y el héroe se han quedado en los cuentos de fantasía. Puede que sea una causa perdida, pero a un caballero sólo le interesan las causas que ya están perdidas. 

Comparte la nota

Deja un comentario

Noticias relacionadas

Cosa Nostra

En esta gran famiglia llamada PSOE, los trapos sucios se lavan en casa, un hogar...

Goles, banderas y ofendiditos

Durante la competición, la más absurda de las polémicas ha sido la constante reivindicación del...
No hay más noticias
Scroll al inicio

Secciones

Secciones