Hércules

Registrarse

|

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

|

13 Jul 2024
13 Jul 2024
EN VIVO

¿Por qué no voto?

No es una decisión inmutable, es lo que pienso hoy; ya veremos mañana

Siempre que se acerca una cita electoral, recibo la misma pregunta: ¿a quién vas a votar? Es lógico, paso buena parte de mi tiempo criticando la actividad política de los partidos e intentando generar pensamiento crítico. Mi comunidad intenta obtener un punto de vista diferente a los medios tradicionales, por lo que es normal que quieran saber a quién apoyo en cada elección.

Lo que no es tan común es ver a perfiles como el mío no mostrar apoyo a ningún partido mediante el voto. Porque sí, efectivamente, yo no voto. Surgen muchas dudas y críticas sobre mi decisión, por eso voy a resumir las tres principales razones por las que no acudo a las urnas:

Para no corromperme

Al dedicar una buena parte de mi tiempo a analizar la política, observando detenidamente las acciones y estrategias de los partidos y criticándolas, si participara activamente en el proceso electoral, podría verse corrompida mi capacidad para evaluar de manera imparcial y objetiva cada suceso. El acto de votar implica tomar partido, apoyar una propuesta o confiar en un grupo de personas, lo que podría influenciar mis juicios y análisis posteriores. Al abstenerme de votar, mantengo una posición de neutralidad que me permite observar y criticar las acciones de los partidos sin ningún tipo de sesgo.

Puede surgir la pregunta: ¿podría votar y mantenerme igual de imparcial? Quizá sí, pero no quiero tentar a la suerte.

Porque me van a engañar todos

Como prácticamente nadie se lee los programas electorales, son pocos los que saben hasta qué punto incumplen los partidos sus promesas. La frustración que esto me genera es grande, a pesar de no votarles, así que imagínese si lo hiciera. Además, como tampoco hay consecuencias para aquellos que mienten, tengo aún menos incentivos para participar.  La constante decepción por la falta de responsabilidad de los partidos refuerza mi decisión de no votar,

Mi voto tiene un impacto ínfimo

En las últimas elecciones generales votaron 24.952.447 personas. La probabilidad de que mi voto decida una elección es de 1/N, siendo N el número de votos de cada elección, y eso suponiendo que existiera un empate técnico. La probabilidad de que yo fuera decisivo es ridícula. Quedarme en casa leyendo no sólo me genera más placer que gastar parte del domingo haciendo cola en el colegio electoral, sino que me aporta bastante más.

¿Y sí todos pensaran como tú…?

Puede sonar egocéntrico, pero creo que, si todos pensaran como yo, al menos en este aspecto, estaríamos bastante mejor que ahora. El circo político que padecemos no sería tan escandaloso ni la política estaría tan presente en nuestras vidas. Además de que probablemente habría cambios estructurales en nuestro modelo político, aunque esto ya es otro tema.

¿Me puedo quejar si no voto?

Perdone usted, ¿sabe lo que pago de impuestos cada año? ¡Claro que puedo quejarme! Vote o no, las políticas que aplican me afectan de igual manera. Por supuesto que me puedo quejar. De hecho, quizá es usted el que no debería quejarse si participa en el sistema, ya que existen altas posibilidades de que el partido al que ha dado su apoyo tenga algo que ver en las decisiones que se toman.

¿Debo opinar si no voto?

Veamos, llevo ya tres años compartiendo contenido en redes sociales. Enseñando mi rostro y jugándome el pellejo criticando al poder político. Todo ello sin cobrar un duro, claro. Me leo cada programa electoral, escucho las sesiones de control al gobierno, los infernales debates electorales… ¿y aun así no puedo opinar porque no vaya el domingo a depositar mi voto? Claro que puedo opinar. Debo opinar.

No tengo nada en contra de las personas que deciden votar, que quede claro. Me parece totalmente respetable y entendible, sobre todo en aquellos que votan con la nariz tapada por eso de “elegir el mal menor”. También creo que se puede salir del atolladero desde dentro del sistema, es decir, eligiendo un partido, aunque sea harto difícil. Pero por los motivos que he expuesto yo decido no hacerlo. No es una decisión inmutable, es lo que pienso hoy; ya veremos mañana.

Comparte la nota

1 comentario en “¿Por qué no voto?”

Deja un comentario

Noticias relacionadas

¿Quién es Ana Redondo García? La nueva ministra de Igualdad. Fuente | RTVE.

Igualdad a golpe de ley

El trabajo todo lo vence, he aquí la solución, no es en la imposición que...

El fascismo de los antifascistas

Vivimos tiempos de brocha gorda, no de pincel fino. Sin duda porque a nuestros políticos...
No hay más noticias
Scroll al inicio

Secciones

Secciones