Hércules

Registrarse

|

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

|

14 Jun 2024
14 Jun 2024
EN VIVO

Los ‘coach de masculinidad’ arrasan entre los más jóvenes con mensajes misóginos y simplistas: «a una mujer tienes que educarla»

La nueva moda de las redes sociales tiene como protagonistas a hombres jóvenes, en muchos casos menores de edad, que han aterrizado en el mundo de los podcasts

Fotografía editada de Andrew Tate

“No te abras emocionalmente con todo el mundo. Ten un grupo de hombres al que puedas contarle tus problemas” o “Desde que la mujer salió masivamente al mercado laboral la obesidad infantil aumentó. La mujer ejercía una labor de alimentación sana para la sociedad” son algunos de los mensajes que esgrimen algunos gurús menores de edad en sus podcasts y que se viralizan rápidamente en las redes sociales, sobre todo en TikTok.

Algunos de estos creadores se pueden enmarcar dentro de la llamada manosfera, que es el conglomerado de espacios virtuales que dan cabida a movimientos masculinistas. En todos los casos son hombres muy jóvenes, a menudo menores de edad, que utilizan el altavoz de las redes sociales que tienen a su alcance para poner el foco en el crecimiento individual y para promover una extraña y simplista versión de la filosofía estoica y la masculinidad clásica. Es el hombre hecho producto de sí mismo.

A priori, no parece que centrarse en la evolución personal tenga nada de malo. El problema viene cuando estos mensajes vienen acompañados por otros de carácter misógino y aislacionista. Por ejemplo, Ban Byng, que se define como ‘coach de masculinidad’, publicó un vídeo pronunciando las siguientes palabras, que rápidamente se hicieron virales a comienzos de febrero: “Yo no quiero que una mujer tenga más éxito que yo, a una mujer tienes que educarla”. Y como no, lo hizo en un podcast.

Este en concreto se llama Rizando el rizo, aunque en TikTok cuelga en vídeo extractos de las entrevistas que realiza. Una de las citas que menciona Byng en el episodio es la siguiente: “Quiero una mujer que no tenga problemas. Así yo puedo estar enfocado, y si estoy más enfocado, soy más exitoso, más atractivo para ella y para todas”.

Mensajes como este han inundado las redes sociales en los últimos meses, y no se trata de comentarios aislados. Este tipo de vídeos y podcasts se hacen hueco sobre todo entre el público más joven y, en especial, entre el público masculino. Todo forma parte de un conglomerado en el que los hombres defienden su masculinidad con mensajes misóginos. Esto supone un problema si, además, se tiene en cuenta que la diferencia ideológica entre hombres y mujeres es cada vez más grande. De hecho, el 44% de los hombres creen que las políticas de igualdad “han llegado tan lejos” que les “discriminan”, según el CIS.

Frente a problemas colectivos, la individualidad

“Vemos cómo los gurús de la seducción se han desplazado hacia espacios más rentables, como hacia cuentas de los bitcoins o de crecimiento personal. Pasaron de YouTube hacia pódcast, libros o páginas web. Se han fusionado entre ellos”, explica Elisa García Mingo a El País, coautora de varios estudios sobre esta cuestión.

Ese individualismo también tiene que ver con el mercado laboral. “Está en continuo cambio y los jóvenes no tienen acceso fácil. Para el desarrollo de la masculinidad, el desarrollo laboral ha sido muy importante siempre. El ‘eres lo que trabajas’. Esta gente se dedica a dar soluciones para afrontar esta incertidumbre a la gente más joven”, argumenta por su parte Asunción Bernárdez, autora de Misoginia online: La cultura de la manosfera en el contexto español (Tirant lo Blanch, 2023).

Para ella, al propagar estas ideas, reproducen un discurso ideológico conservador, aunque tergiversado y “en abstracto y sutil”. Y lo hacen a través de esas ideas positivas: “El cómo poder vivir mejor la rutina, mejorar la salud o sentirse bien son aportaciones positivas si no te obsesionas”.

La manosfera

El incremento de estos pódcast puede acarrear riesgos como el antifeminismo- en su acepción más amplia- y la misoginia galopante. Otro ejemplo de este movimiento es Amadeo Lladós, conocido como Llados Fitness. En un clip del usuario, Adrián Saénz entrevistando a Llados que ya acumula 3,4 millones de visualizaciones, dice cosas como “si mi mujer se pone gorda la dejo” o “mi mujer es una extensión de mí”.

Tampoco es casualidad que estos vídeos se hagan virales. Y lo muestra un estudio de Meta llamado Disrupting hate: The effect of deplatforming hate organizations on their online audience, que realmente clarifica algo que ya apuntaban investigaciones anteriores: los discursos de odio son los que fomentan más interacciones en redes sociales y, por tanto, más dinero. Es por ello por lo que los algoritmos facilitan y recomiendan estos temas, que mueven decenas de miles de personas, por la controversia.

“En el contexto actual, la viralidad va ligada a la misoginia, al antifeminismo”, reflexiona Silvia Díaz, socióloga e investigadora postdoctoral y coautora del informe Jóvenes en la Manosfera, que añade que a través de estos contenidos el algoritmo ve una “monetización del odio y del antifeminismo” porque “genera rédito”. “El algoritmo de TikTok está casi prediseñado para la polarización y para la radicalización y para que cada vez que llegue el contenido más viral”, añade.

Otro ejemplo de pódcast de este estilo es el de Red Pill, de Jota Valenilla. En menos de nueve meses, ha conseguido más de 250.000 seguidores en TikTok con varios vídeos con más de 4 millones de reproducciones. Su objetivo, dice, es el de dar herramientas a hombres y mujeres para que se entiendan mutuamente y desarrollar familias tradicionales sanas.

En su pódcast llega a afirmar que las mujeres “según estudios de Harvard” son más infieles que los hombres o que si una mujer tiene un pasado extremadamente promiscuo, esta nunca le va a aportar nada a un hombre.

@puntodevistacast

Somos el futuro ⌚ #futuro #jovenes #política #podcast #puntodevista #viral #jovenes #fyp #parati #vox #puntodevistapodcast #puntodevistacast

♬ sonido original – Punto de Vista – Punto de Vista

Álvaro Hernández y su amigo Hugo, quienes decidieron hacer un pódcast en verano de 2023. Ellos también han tenido sus polémicas, tras varios vídeos en los que hablan de levantarse antes para ser más productivos o incluso en otros en los que se atreven con el contenido de carácter político -trataron de explicar la Ley de Amnistía en un vídeo de 5 minutos-.

También han tenido sus roces con el feminismo. Yi Hao, uno de los chavales invitados, cuando le preguntan qué piensa sobre el movimiento dice que “es una puta mierda”. 

Los hombres jóvenes son cada vez más de derecha, lo que facilita que ciertos mensajes calen mejor

Desde mediados de los 80 la autoubicación ideológica de los jóvenes de entre 18 y 34 años ha pegado un salto. En octubre de 1984, fecha del primer barómetro del CIS del que hay registros, como ha publicado La Vanguardia, en una escala del 1 al 10, siendo 1 la extrema izquierda y 10 la extrema derecha, los hombres jóvenes se situaban en una puntuación media de 4,44 sobre 10, frente al 4,26 de las mujeres. Esto significa que tendían más hacia la izquierda.

Ahora ocurre lo contrario y son ellas las que se sitúan en este espectro político. A enero de 2024, ellos superan los 5 puntos (5,14) frente al 4,47 de las mujeres jóvenes, como asegura el último avance de resultados de Percepciones sobre la igualdad entre hombres y mujeres y estereotipos de género, publicado el pasado 15 de enero.

Además, en el avance de resultados, el CIS ha arrojado otras cifras: un 44,1% de los hombres creen que la igualdad “ha ido tan lejos” que ahora se está discriminando a los varones.

Comparte la nota

Deja un comentario

Noticias relacionadas

(EFE/Ismael Herrero)

Los cambios en las leyes educativas en España desde 1970: de la LGE a la LOMLOE

Desde los últimos años del franquismo hasta la actualidad, se han aprobado un total de...
Edit de BlackRock

BlackRock: un poder mundial «ilegalmente» posible

En España, el gigante americano controla el Ibex35 con una inversión de un total de...
No hay más noticias
Scroll al inicio

Secciones

Secciones