Hércules

Registrarse

|

Search
Close this search box.
Search
Close this search box.

|

21 Jul 2024
21 Jul 2024
EN VIVO

Maastrich y el legado de San Servacio

Una de las más importantes y desconocidas obras de orfebrería medieval se encuentra en la ciudad de Maastrich.

Reliquia busto de San Servacio medieval en procesión/ Imagen de visitmaastrich

La ciudad neerlandesa de Maastrich erige su identidad en base a San Servacio de Tongres. Bajo esta figura encontramos hoy en día una de las maravillas artísticas más punteras de la orfebrería medieval europea. ¿Quién fue este personaje?, ¿Qué es este Tesoro? y ¿Qué importancia tiene para la ciudad?

Maastrich, el enclave estratégico y crisol comercial.

La ciudad de Maastrich, a caballo entre Bélgica, Alemania y Holanda, es uno de esos enclaves que ha visto pasar todo tipo de acontecimientos. Su estratégica ubicación le ha brindado una importancia tal, que siempre ha sido un bastión de poder para las distintas potencias europeas.

Hoy en día, Maastrich es conocida por el “Tratado de Maastrich del año 1992”, el cuál fue el cimiento de conversión de la UE. La UE dejó de ser una comunidad económica y se sentaron las bases de la unión política. Por otro lado, Maastrich es conocida además por el evento de la TEFAF, la feria anual de arte y coleccionismo más importante del mundo.

Pero la importancia de esta ciudad va más allá. Se considera que es la ciudad más Antigua de Holanda, a su vez cabe destacar que su nombre viene dado por los romanos. Quienes a su llegada ante a orillas del Río Mosa, construyeron un puente y cimentaron las bases del asentamiento; el cual dio lugar a la actual ciudad bajo el nombre de Mosae Trajectum (Cruce del Mosa).

Tras ello la historia ha sido caprichosa, pasando por dominaciones entre ducados durante la Edad Media. La dominación española en la Edad Moderna; donde la ciudad fue asediada y tomada por los tercios liderados por Alejandro de Farnesio (1579). Así como distintas dominaciones como la belga, francesa y alemana hasta ser parte de los Países Bajos actualmente.

Pese a todo este historial de dominaciones y conquistas; la ciudad ha mantenido su importancia comercial como nexo entre la costa neerlandesa y sus puertos con centro Europa.  La identidad de la ciudad y la figura de San Servacio siempre han pervivido.

¿Quién fue San Servacio?

San Servacio, fue un misionero armenio que se convirtió obispo de Tongeren (Bélgica).  Se refugió, bajo la amenaza de las incursiones germánicas, en Maastricht, donde murió en 384.  San Gregorio de Tours cuenta que San Servacio predijo la invasión de los hunos a las Galias y que, con el ayuno, la oración y una peregrinación a Roma, trató de evitar esa catástrofe; 70 años más tardes la ciudad fue saqueada.

El santo emprendió la peregrinación a Roma en espíritu de penitencia para encomendar su alma a los dos grandes Apóstoles. Casi inmediatamente después de su regreso a Tongres, contrajo la peste y murió en Maastrich.

Fue el primer obispo de los Países Bajos y además tal fue su fama. Que se profesaba una devoción a San Servacio durante la Edad Media, y las leyendas sobre él se multiplicaron. Sobre sus restos se erigieron un total de 4 iglesias a lo largo de la historia.

 Tras su muerte se construyó una pequeña capilla sobre su tumba, que luego fue sustituida por una enorme iglesia de piedra llamada “Magnum Templum” sobre el 550. Ya en el año 721, Carlos Martel venció a los sarracenos en Narbona y atribuyó la victoria al aura protectora de San Servacio. Por ello los carolingios construyeron un nuevo edificio.

Alrededor del año 1000, el prehesbitero Gondulfo añadió un deambulatorio alrededor del sarcófago de San Servacio. El rey Enrique III asistió a la consagración del lugar junto con doce obispos.

Para reemplazar ese templo, se construyó una nueva iglesia basada en el modelo de las basílicas románicas por orden del rey Humberto. La construcción se completó en 1180 con la realización del nártex. También se añadieron dos torres y un portal gótico llamado bergportaal.

Entre 1440 y 1460, se dispusieron bóvedas de crucería que cubriendo las naves y el transepto. Aunque posteriormente se añadieron tres flechas barrocas, el arquitecto P. Cuypers las demolió durante la restauración de 1886

El tesoro y las reliquias de San Servacio.

Las reliquias del santo se conservan en Maestricht, siendo relicario antiguo; también se conserva su báculo, la copa en que acostumbraba a beber, y su llave de plata. Según la tradición, el mismo San Pedro le dio esa llave en Roma, durante una visión; pero en realidad se trata de una de las Claves Confessionis S. Petri (“llave de la confesión de San Pedro”) que los Papas solían regalar a algunos personajes distinguidos, fundidas con un poco del acero de las cadenas de San Pedro.

Otra tradición cuenta que la copa había sido regalada a San Servacio por un ángel y que tenía la propiedad de curar la fiebre. Respecto de objetos como el báculo se dice que tenia propiedades para devolver la visión a los invidentes

Las reliquias que conforman el Tesoro de San Servacio, son uno de los máximos exponentes de la orfebrería medieval europea. Se trata de piezas datadas de entre los siglos XII a XV, en las que el trabajo de orfebrería de plata y oro en filigrana se une a unos exquisitos esmaltes y cabujones. También hay que destacar la implementación del marfil en estos trabajos.

Los restos mortales de San Servacio yacen en un cofre, este se exhibe en el Tesoro de la Basílica. El nombre popular de este gran relicario del siglo XII es el de “Cofre de Emergencias”. El santuario le debe su nombre y a su costumbre de llevar el ataúd en procesión por la ciudad en tiempos de necesidad. Tal fue así que la última vez que se procesionó con el fue en la pandemia de la Covid-19.

Tal es la importancia de esta figura, que cada 7 año se realiza una peregrinación desde distintos puntos de Europa a Maastrich. La próxima será el año que viene en 2025. Se trata de una de las figuras más relevantes de la historia y de la cultura holandesa que merecen ser visitadas por el interés artístico y cultural, así como por el fuerte arraigo que tiene esta figura en los lugareños.

Imagen del «Cofre de Emergencias», trabajo de orfebrería, filigrana. esmaltes y cabujones único en el mundo. Siglo XII

Imagen de la llave de plata de San Pedro, símbolo de la ciudad de Maastrich. S.XIII

Comparte la nota

Deja un comentario

Noticias relacionadas

La novela perfecta para un verano circular (como este)

Panza de burro es una novela que nos muestra las vacaciones “asintomáticas” de dos niñas...

De perdidos al río Manzanares

Hablamos del Manzanares, central en la península ibérica, afluente del Jarama, tributario del tajo y...
No hay más noticias
Scroll al inicio

Secciones

Secciones